Sobre derrotas y victorias

¿Estaremos aprendiendo la lección?

De pronto llega un virus que ataca al ser humano de manera sorpresiva, abrupta, algunos sin síntomas otros muchos de gravedad pero con un común denominador: elige a cualquier ser humano, de forma aleatoria sin importar el color de tu piel, la religión que profeses o el lugar en el que vivas, te puede dar porque lo único que necesitas es “ser humano”. Y es así como un virus invisible nos enseña la lección más importante como humanidad, no distingue raza, no distingue sexo, no distingue y punto, ante él todos somos iguales.

Eso es lo que deberíamos estar absorbiendo.
Todos y cada uno de nosotros, en cada rincón del planeta estamos aprendiendo a ser RESILIENTES, a usar la tecnología para trabajar o estudiar, a consolar a los que han perdido una vida, a sacar adelante la escuela de nuestros hijos, a bailar con quien vive con nosotros, a tomarnos el tiempo con calma, a ver la vida de otra forma.

No importa el color de tu piel dicen, pero en algunos lados ésta sigue pesando.

¿Qué más tiene que pasar para que aprendamos a ver más allá?
En pleno 2020 y en medio de una crisis mundial, hay personas lastimando a otras y es ahí en donde el deporte cobra un significado enorme. En un equipo, dentro una cancha y en un torneo todos somos uno, encaminados a un objetivo en común.
Extrañamos gritar goles, aplaudir victorias e ir a un estadio pero lo que más se extraña es sentir que una camiseta nos hace iguales, sin importar de dónde venga nadie nuestro corazón late a la par cuando el balón va a entrar a la portería.

¿Nos hace falta amor al otro? NO, nos hace falta EMPATÍA. Sentir en la piel del otro, entender que cuando eres parte de un equipo, la victoria o la derrota también es tuya. Es por eso que hoy todos somos uno, aquel que perdió el aire en una sala de terapia intensiva o debajo de una rodilla ajena, todos somos ellos y es nuestra derrota como humanidad que sigan pasando este tipo de cosas.
Pero también todos somos ese médico y aquella enfermera que sale todos los días a salvar vidas, todos somos padres de familia o hijos riendo una tarde con un juego de mesa durante el confinamiento y más importante aún, TODOS PODEMOS SER.

Enfoquémonos ahora en nuestro futuro, el inmediato, al rato o mañana, ¿qué podemos ser? Podemos ser el que salga con despensa para aquel que perdió el trabajo y nos espera en un semáforo, podemos ser el que sigue cuidándose en casa para frenar el contagio, podemos ser el que tienda la mano a cualquiera que no tiene nuestro color de piel, nuestro mismo sexo ni preferencia y lo hagamos nuestro amigo, podemos ser los que alzamos la voz en redes sociales y los que educamos a nuestros hijos en la empatía e inclusión para que en el futuro lejano esas generaciones pongan en alto la raza humana.

Hoy podemos ser todos un equipo, estamos en el mismo partido, unos jugando y otros en la tribuna pero todos con una sola camiseta, lo que hagamos durante este partido repercutirá después en el marcador final, somos nosotros vs nosotros y tenemos que jugar juntos para finalmente obtener la victoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s